Love, now: enredos de amor

La historia trata de una joven de 28 años a quien le hacen creer que tiene un cáncer terminal, debido a una broma pesada, y decide cumplir todos sus sueños y realiza locuras por doquier,el problema será cuando sepa que no está enferma y deberá lidiar con las consecuencias de sus actos. 

                                                             Por @NikoruChan

Si te dijeran que tienes un cáncer terminal y que sólo te quedan seis meses de vida. ¿Qué harías? ¿Cómo pasarías los últimos meses de existencia? Lo más probable que te gustaría no perder el tiempo y hacer todo lo que no pusiste hacer en tu vida, pero en el menor tiempo posible. Esto es lo que pensó la joven de 28 años, Yan Yi Ru, protagonista de la serie taiwanesa “Love, Now”, quien tiene una vida tradicional y es una adicta al trabajo, al extremo de nunca tomarse vacaciones. Es así que su familia y decide jugarle una broma, bastante pesada, y hacerle creer que tiene un cáncer terminal y sólo cuenta con seis meses de vida para cumplir con todos sus deseos, por eso la envían a una isla paradisiaca con la intención que se relaje y disfrute, llegando a su destino le rebelarían la verdad y la mentira quedaría como una simple broma, el problema es no se entera a tiempo de la verdad.

Desesperada y desolada, se encuentra con un extraño y termina por consolarse con él, el apuesto Lan Shi De (George Hu) quien ha estado secretamente enamorado de ella. Al saber la situación de Yi Ru le propone matrimonio y con ello cumplir todos sus sueños. En su desesperación y al darse cuenta que ha desperdiciado su vida, acepta casarse con un desconocido y antes que terminen sus vacaciones realiza una serie de locuras, sin saber que las consecuencias la esperan en Taiwán y que cuenta con más de seis meses de vida para lamentarse. Y su esposo, al saber que la enfermedad de Yan Yi Ru no existe, se siente engañado y desata toda su ira contra ella. 


Una vez más los enredos y las locuras hacen de las suyas en un dorama, género cómico que
los asiáticos ya nos tienen acostumbrados, si bien es una historia romántica el humor está constantemente presente, y los arrebatos de la protagonista dejan un toque de humor sin igual. Además, la trama da tiempo para la generación de historias paralelas que, si bien parecen ir sueltas y sin conexión con la trama, explican mucho sobre la vida y acciones de los personajes secundarios y principales. En lo personal disfruto mucho de la sinergia, carisma y sintonía de George Hu y Annie Chen, quienes comparten otras tramas de un estilo similar y transmiten esta misma energía y frescura en cada una de sus interpretaciones. A pesar de esto, este drama, a mi parecer, tiene un solo problema y es un factor común en las historias taiwanesas, son extremadamente largos. Tiene más de 40 capítulos, lo que invita a aburrirse bastante, ya que el entusiasmo dura los primeros episodios y luego te deja la sensación de relleno y finales muy forzados. A pesar de esto, los últimos episodios logran engancharte, pero después de muchos capítulos poco interesantes. 

Some say he’s half man half fish, others say he’s more of a seventy/thirty split. Either way he’s a fishy bastard.

Con la tecnología de Blogger.